fbpx

Cómo mantener la calma en momentos de crisis

Cómo mantener la calma en momentos de crisis

agosto 18, 2020 Blog 0

 

En estos momentos de crisis mundial, en los que parece más una película de terror que la cruda realidad, es normal sentirnos angustiados, un poco deprimidos, ansiosos y hasta de mal genio. La verdad es que la vida nos está poniendo en una situación límite en la que debemos hacernos responsables no sólo de nuestros actos, sino también de nuestras emociones y sentimientos.

 

Muchas personas se sienten encerradas y les parece terrible tener que estar en casa en contra de su voluntad, inclusive sacan todo tipo de disculpas para justificar sus salidas y aminorar para sí mismos la responsabilidad de “tener” que salir en medio de la cuarentena obligada. Algunos dicen que deben correr, ejercitarse y que no se van a encontrar con nadie, pero podrían tener un accidente y colapsar el sistema de salud, contagiarse con alguien que esté en la misma desobediencia civil o contagiar a alguien. En fin, lo más responsable por el momento es mantenerse en casa.

 

¿Por qué es tan difícil quedarse en casa? Yo creo que la causa principal es porque nos tenemos que enfrentar con nosotros mismos, no hay de otra, por mucho que tengas que limpiar, por mucho trabajo que tengas para hacer, por muchas tareas domésticas, por muchas películas por ver o libros por leer, por muchas llamadas por hacer, en algún momento tendrás que encontrarte contigo, enfrentar rus pensamientos, sentimientos y miedos más profundos.

 

Esto aunque parece aterrador, podría ser lo más maravilloso que te pueda pasar, porque al conocerte, podrías llegar a aceptarte y a amarte si estás de buenas. Y el amor propio es la base de todo lo bueno que le puede suceder a uno en la vida, si uno se tiene paciencia, se acepta como es, lo más extraño es que cambia positivamente, porque si nos maltratamos y no vemos lo que en realidad somos, no vemos nuestros actos y negamos nuestros sentimientos, seguiremos en la más profunda oscuridad, de la que esta pandemia ha venido a sacarnos.

 

No es fácil, de ninguna manera, verse realmente como uno es. He ocupado muchísimos años de mi vida en ese tema y creo que tendré que seguir ocupando el resto de la vida que me queda porque no es sencillo y muchas veces no es agradable. Así que no quiero venir a dármelas de que ya todo lo sé, porque no es así, cada vez me doy más cuenta de que no sé nada de nada, pero me tengo paciencia y lo sigo intentando con humildad, sigo intentando conocerme y amarme. La idea de escribir para ustedes es poder compartir algo de lo que he aprendido, practicado y que me ha dado resultados, porque me encanta leer y estudiar, pero les cuento que si no se practica para nada sirve, creo que lo que mejor que hago con mis pacientes es poder escucharlos y compartir lo que me ha funcionado en este camino de aciertos y muchos desaciertos que ha sido mi vida.

 

Una manera de mantener la calma, es indudablemente estar en el aquí y en al ahora, realmente presentes, no pensando tristemente en lo que ya fue o ansiando lo que podría ser.  Lograr habitar este momento precioso, este momento que nunca se repetirá, este momento en el que no tenemos ningún problema, ya que todos los problemas están en el futuro o en el pasado, pero aquí y ahora, nada nos falta y todo lo más importante ya está ocurriendo: la sangre está corriendo por tus venas, tus pulmones están funcionando, estás respirando, estás haciendo la digestión, todos los sistemas de tu cuerpo funcionan y no estás haciendo nada para eso… ni aunque quisieras podrías sostener el aire hasta asfixiarte … en este momento no hay nada de qué preocuparte.

 

Existen varias técnicas para logar estar en el momento presente, te recomiendo realizar una práctica de mínimo 1 minuto por sesión y en cada sesión posterior ir aumentando hasta llegar a 20 minutos, que es lo que se recomienda. El cuerpo debe estar en una posición cómoda, con la columna recta, preferiblemente sentado. La idea es realizar estos ejercicios varias veces al día, por lo menos una vez en la mañana y otra en la noche, así irás cogiendo práctica y logrando estar cada vez más en este momento presente. Yo les voy a compartir cuatro técnicas diferentes:

 

  • Observar un objeto: Puedes observar cualquier objeto, observarlo sin juzgar. Por ejemplo una vela encendida, ver como sube la llama, como cambia de color, de tamaño, de dirección y concentrarte en sólo narrar en tu mente lo que ocurre.
  • Repetir una frase: La frase a repetir puede ser una existente que te llame la atención o una de tu propia creación. Por ejemplo a mí me gustan las frases: “Todo está bien”, “Todo es perfecto”, “Soy Luz”. Puedes tomar frases de la religión que profeses o de líderes espirituales del mundo entero. Puedes hacerlo con los ojos cerrados.
  • Observar tu cuerpo: La idea es observar tu cuerpo sin juzgar, sin apegarte a ningún dolor ni molestia, sólo observar. Puedes empezar de los pies a la cabeza o de la cabeza a los pies, lo importante es no dejar un solo espacio de tu cuerpo sin recorrer. Puedes hacerlo con los ojos cerrados.
  • Respirar: Esta es la herramienta más potente que he conocido! La respiración! La idea es observar nuestra respiración, cómo entra el aire al cuerpo, que recorre hasta donde va y después acompañarla en el recorrido de salida. Puedes hacerlo con los ojos cerrados.

 

Me gustaría poder recibir retroalimentación de sus prácticas, si tienen preguntas, dudas o inquietudes estaré presta a solucionarlas. No duden en contactarse conmigo! Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.